La magia del plano secuencia

David Azar: @DavidAzar93

Plano secuencia 4
Béla Tarr

Dentro de todas las técnicas que el cine acapara para su realización, el plano secuencia es de las favoritas de la audiencia por su impacto visual y compleja narrativa, pero también es un truco muy difícil de realizar, sin mencionar lo costoso que puede llegar a ser por los recursos técnicos que se necesitan dominar.

El plano secuencia existe desde el nacimiento del séptimo arte y consiste en una secuencia de una sola toma, la cual puede constar de un plano fijo en donde se enmarque una larga conversación o una acción, o un travelling en donde el camarógrafo viaja con la cámara a manera de ojo omnipresente para enseñarnos en un solo viaje lo que tal vez otros directores nos enseñarían con muchos planos.

La complejidad del plano secuencia recae tanto en el ensayo exhaustivo que los actores pudieran realizar, ya sea por la cantidad de diálogos que abarca la escena, por los movimientos cronometrados que se realicen o por una mezcla de los dos, como en el aspecto técnico donde se juntan la iluminación, la grabación de sonido directo, las coreografías de la cámara, etc.

Sin embargo, con toda la dificultad que conlleva esta técnica, muchos directores siguen filmando planos secuencias y siguen impactando con este gran recurso narrativo. Directores como Cristian Mungiu, Béla Tarr, Alfonso Cuarón, Michael Haneke, Steve McQueen y Sergei Loznitsa son algunos de los que suelen realizar su cine a base de muchos planos secuencias excepcionalmente filmados. Incluso, se ha intentado hacer una película en un plano secuencia; antes de que Alejandro González Iñárritu decidiera filmar una película que emulara ser todo un solo plano secuencia con su premiadísima Birdman: or the Unexpected Virtue of Ignorance (2014), el maestro del suspenso Alfred Hitchcock ya se había propuesto a lograr este reto con su obra maestra The Rope (1948), en la época cuando los carretes de celuloide de 35 milímetros tan solo acaparaban alrededor de 11 minutos de metraje.

La historia y maestría que desprende la realización del plano secuencia podría llevarme a escribir párrafos y párrafos, así que en vez de eso he optado por compartir con ustedes, sedientos cinéfilos, algunos de los planos secuencia más importantes e impactantes en la historia del cine, tanto por su complejidad técnica como por su contenido contextual.

Touch of Evil (Orson Welles, 1958)

 

Esta joya del film noir tiene como escena inicial unos de los planos secuencia más icónicos del cine. Orson Welles sabía perfectamente cómo crear tensión en la audiencia y se propuso a hacerlo desde el principio del filme. En la escena vemos a un hombre misterioso colocar una bomba en la cajuela de un automóvil y huir, enseguida vemos a una pareja subir al coche, ajenos a la sorpresa que les depara, y dar el pequeño último recorrido de sus vidas del cual solo nosotros como audiencia somos testigos.

Oldboy (Park Chan-Wook, 2003)

 

Al escribir acerca de cine, siempre me veo regresando a la obra maestra contemporánea del surcoreano Park Chan-wook: Oldboy. Pues si bien esta cinta cuenta con muchos referentes de una excelente realización cinematográfica, Park también insertó un plano secuencia muy violento que mantendrá al público al filo de la butaca, preguntándose si Oh Dae-su (Choi Min-sik) podrá librarse de su terrible situación: el plano secuencia consta de una toma lateral en dolly, la cual sigue a un Oh Dae-su con martillo en mano enfrentarse a un grupo de matones en un pasillo cerrado.

Tom-Yum-Goong (Prachya Pinkaew, 2005)

Conocida en Estados Unidos como The Protector y esteralizada por una de las promesas más grandes del cine de artes marciales contemporáneo, Tony Jaa, esta cinta tiene –lo que yo considero que es- una de los planos secuencia mejor coreografiados del mundo. El éxito es rotundo en esta escena y los créditos van tanto para el director de la cinta Prachya Pinkaew, como para el equipo técnico y, especialmente, para Tony Jaa, quien además de ser la estrella de la producción es también el coreógrafo de sus propias secuencias de acción.

Children of Men (Alfonso Cuarón, 2006)

Antes de apantallar al mundo con más planos secuencia en su éxito Gravity (2013), el mexicano filmó uno de los planos secuencia más complejos y visualmente impactantes en su obra maestra de ciencia ficción distópica Children of Men. La escena, cargada de claustrofobia y desesperación, necesitó de un mecanismo totalmente ambicioso que sólo Cuarón y su cinematógrafo, el chivo Lubezki, pudieron haber envisionado para poder ser realizada.

No cualquier director se avienta un plano secuencia con la calidad que la misma demanda para poder existir, he ahí la belleza de este recurso cinemático. Entre más historias nos lleguen a contar mediante una cámara de cine, más de estas secuencias deslumbraran las pantallas para recordarnos lo mágico que es este arte si se hace con el esfuerzo y amor necesario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s