Sing Street: amor y Rock n Roll

Jose Hernández: @josechj7

sing-street

En febrero de 2014 se anunció el nuevo proyecto del director irlandés John Carney: Sing Street. El filme tuvo su premier este año en el Sundance Film Festival pero no llegó a nuestros cines sino hasta principios del pasado mes.

La historia que Carney nos cuenta se desarrolla en Dublín a mediados de los años 80s, mostrando una Irlanda cuyos habitantes están dispuestos a emigrar a la capital inglesa, Londres, apenas se presente la mínima oportunidad. Estos habitantes buscan cambiar su realidad, una a la que aparentemente todo irlandés estaba destinado.

Uno de estos soñadores es nuestro protagonista, un adolescente de 15 años llamado Conor Lanor (Ferdia Walsh-Peelo) que por asuntos familiares -económicos principalmente- se ve obligado a cambiar de una escuela privada a una escuela del Estado llamada Synge Street CBS. Este es un instituto cristiano donde abundan bullies, y profesores estrictos y donde también Conor conocería a su primer amigo y futuro socio: Darren (Ben Carolan). Ejemplificando la frase “amor a primera vista”, al salir de clases Conor conoce a Raphina (Lucy Boynton), a quien le miente diciendo que es miembro de una banda para poder acercarse a ella -ya que tenía fama de ignorar a los chicos del colegio- y la invita a participar como modelo en uno de sus videos. Tras convencer a Raphina, Conor y Darren empiezan a reclutar gente para su nueva banda que tendría por nombre el título de la película.

Sing Street nos lleva por el camino de un adolescente descubriendo su identidad por medio de la música. También nos narra una historia de amor entre dos personas, así como al arte y a todo lo que en esencia representa el Rock n Roll. El crecimiento del protagonista está bien definido por los conflictos que el guión determina y también por las diferentes etapas y géneros musicales por las cuales su banda transita. El estilo musical de Conor inicia con un sonido ochentero, haciendo uso de sintetizadores, pero toma rutas diferentes a lo largo del filme de acuerdo a las situaciones sentimentales del personaje. El variado soundtrack cuenta con temas de Duran Duran, The Cure y Motörhead, entre otros, al igual que con ocho canciones originales. Los actores que conforman el elenco tienen una previa formación musical que se refleja fielmente en su actuación, y que de igual manera los ayudó a debutar en la industria del cine irlandés.

Si hemos de ubicar Sing Street dentro del séptimo arte, podemos colocarla a lado de películas como Detroit Rock City (1999) de Adam Rifkin y Almost Famous (2000) de Cameron Crowe como un punto de referencia conceptual. Si bien estas películas exploran diferentes profundidades emocionales, las tres mantienen, cada una a su manera, la esencia del Rock n Roll.

A continuación, el video clip de The Riddle of the Model de Sing Street, una canción obligada de la película:

One thought on “Sing Street: amor y Rock n Roll

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s