Jodorowsky’s Dune: la joya de la ciencia ficción que pudo haber sido

David Azar: @DavidAzar93

dune

Cada película tiene un alma, y esta es el motor que lleva a la película desde su etapa más abstracta –la idea-, a la más concreta –la película terminada-. Desafortunadamente, hay factores externos que a veces se interponen entre las ganas de crear y la creación misma, causando no solo la imposibilidad de ver un producto terminado, sino la intermitente frustración de quien ha intentado con todas sus fuerzas hacer realidad un sueño de creatividad. En la historia del cine han ocurrido casos de este tipo. Les solemos llamar “producciones malditas”, y son películas que viven en el imaginario colectivo como suposiciones de lo que alguna vez pudieron haber sido. Podríamos hablar del Don Quijote de Terry Gilliam o del Napoleon de Stanley Kubrick (pueden encontrar más información de esta producción maldita en la exposición de Kubrick en la Cineteca Nacional), los dos casos más nombrados en este tema. Sin embargo, en esta ocasión, hablaremos de la que hubiera sido la primer adaptación cinematográfica de la joya literaria de la ciencia ficción que Frank Herbert publicó en 1965, Dune, de la mano del siempre tan excéntrico Alejandro Jodorowsky.

Dune sigue la batalla de las familias nobles Atreides y Harkonnen por la conquista del planeta Arrakis, el cual produce una sustancia llamada Melange que expande la consciencia  del individuo que la consume y extiende su vidaHerbert ubicó esta épica dentro de un sistema feudal intergaláctico, y exploró ideas religiosas al incorporar figuras alegóricas como la del mesías en el personaje de Paul Atreides. No pasó mucho tiempo para que Dune se constituyera como uno de los pilares de la literatura de ciencia ficción, ni para que el nombre de Frank Herbert se posicionara al lado de los de Isaac Asimov, H.G. Wells y Ray Bradbury. Tampoco pasó mucho tiempo para que algunos cineastas se interesaran en la adaptación cinematográfica de esta obra; fue así como llegó el sueño frustrado de Jodorowsky.

En 1959, Alejandro Jodorowsky se instala en la Ciudad de México con la firme convicción de incursionar en el mundo del teatro. En tan sólo un par de años, Jodorowsky alcanzó cierta fama a través de obras del teatro absurdo y de vanguardia, al mismo tiempo que se forjaba un camino en la industria del cine. Tres años después de la publicación de Dune, Alejandro Jodorowsky presentó en México su primer película, totalmente independiente: Fando y Lis (1968). El público mexicano reaccionó de manera muy negativa al contenido inmoral y perturbador de la cinta, al grado de que algunos personajes de la industria mexicana del cine pidieron su censura y la expulsión del país para su autor. Lo último no sucedió, y Jodorowsky realizó dos cintas más –El topo (1970) y La montaña sagrada (1973)- antes de toparse con su ambición más grande: su adaptación de Dune.

dune-2

En mayo de 2013, el cineasta Frank Pavich presentó su proyecto Jodorowsky’s Dune en el marco del 66º Festival de Cannes. En este documental, Pavich realiza una basta investigación acerca del contexto a priori, durante y a posteriori en el que Jodorowsky intenta realizar esta cinta con todas sus energías. La cinta sigue los testimonios del mismísimo Alejandro Jodorowsky, así como el de muchos profesionales afiliados al inconcluso proyecto. Pavich recopila la información y las anécdotas suficientes para narrarnos esta épica e inspiradora aventura de un artista que no sólo buscó realizarse por medio del proyecto más ambicioso de su carrera, sino que, además, su mismo fracaso sirvió como incesante fuente de inspiración para una interminable serie de películas; clásicos del cine como Star Wars (1977), Alien (1979), Blade Runner (1982) y The Terminator (1984) tienen en ellas algunos vestigios del Dune de Jodorowsky.

Entre las locuras del proyecto, se incluían Salvador Dalí, Mick Jagger y Orson Welles en el reparto; Jean Giroud alias Mœbius (a quien mencionamos en nuestro texto de Heavy Metal) y H.R. Giger en el estilo visual; las bandas Pink Floyd y Magma en la música; entre otras cosas. El documental de Pavich cuenta un episodio trágico en la historia del cine que todos debemos conocer. Independientemente del gusto de cada quien por el trabajo de Jodorowsky, es importante plantearse las muchas hipótesis de cómo esta adaptación de Dune hubiera cambiado el rumbo del cine tanto para los creadores como para los espectadores. Que si la película hubiera sido mala o que si hubiera sido buena es lo de menos; el Dune de Alejandro Jodorowsky habría sido el nuevo espectáculo sci fi del séptimo arte después de 2001: A Space Odyssey (1968) de Stanley Kubrick. Lo anterior quiere decir que, independientemente de qué tan bien la hubiéramos recibido, esta película habría implicado un cambia gigantesco en el rumbo de las producciones cinematográficas posteriores de ciencia ficción. Ver Jodorowsky’s Dune es emprender un gran viaje a “lo que hubiera sido” con una enorme carga de curiosidad y nostalgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s