Mia madre, la dualidad de una vida afrontando la muerte

Natalia Martínez Alcalde: @NataliaMa2

Nanni Moretti y Margherita Buy en Mia Madre (2015)

“Todos creen que soy capaz de comprender todo lo que sucede… de interpretar la realidad, pero la verdad es que yo ya no entiendo nada” responde el inconsciente de Margherita (Margherita Bay) en voice off mientras un tumulto de periodistas arremete con preguntas sobre su más reciente filme. Es que al director de cine, al escritor, al artista, se le atañe la responsabilidad de dar respuesta al único misterio de la existencia: la razón detrás de la vida misma.

Nanni Moretti, en su catorceavo filme, Mia madre (2015), mete en juego la figura del cineasta, lo vuelve humano, irracional, emocional, incapaz de comprender lo que lo llevó a dedicarse al séptimo arte. Lo baja del pedestal para retratarlo torpe al afrontar la lánguida experiencia de la muerte. “¿Cuánto hay de autobiográfico en la cinta?” le preguntaron a Moretti en el estreno de la cinta. “Hay” se limitó a responder. Mia madre es, pues, el filme sobre como éste, uno de los directores con más renombre y carisma de Italia, afronta el estado delicado de salud de su propia madre e intenta trenzar sus largas noches en el hospital con su trabajo como realizador de cine. Tan personal y convencional a la vez, tan cotidiano y humano, tan ajeno y agotado ante el largo proceso de vejez que lleva a su propia madre al deceso. Moretti no solamente rompe con la idea mesiánica del director, opta a la vez por romper paradigmas al representarse con cuerpo femenino.

“Tú me interpretarás a mí” dice el realizador, en una de sus entrevistas, de haberle revelado a la Margherita Buy. “¿Y cómo estás tan seguro de que yo pueda hacerlo?”

La actriz de teatro Giulia Lazzarini es quien le da vida al personaje de la madre de Moretti, quien falleció mientras él se encontraba en pleno rodaje de su película anterior Habemos Papam (2011). Fiel a los hechos de su propia vida, el cineasta italiano diseña a la madre de Margherita como una ex profesora de latín y griego de la secundaria Visconti en Roma. La trama se reparte, entonces, en las dos líneas narrativas que pasan a constituir los días de la protagonista. La primera podría catalogarse como su entorno personal que se ve consumido por las horas que la directora pasa en el hospital. Se muestra aquí, con una simpleza que hace que el espectador se sitúe sin problemas a un lado de Margherita, el desalentado dolor filial que provoca la vejez terminal de los padres a sus descendientes. Proceso de vida natural, pero incomprensible, a fin de cuentas. En una segunda línea narrativa se concentra el trabajo mismo de Margherita: la realización de un filme sobre una enorme fábrica que es comprada por un empresario americano. Margherita, intentando conservar su papel como cabeza a cargo de un inmenso equipo de producción, se traga su dolor para toparse y pelearse con el engreído actor estadounidense que viaja desde el otro lado del atlántico para darle vida al terrible empresario. Es gracias a este actor anglosajón brillantemente interpretado por otro actor anglosajón (valga la redundancia), John Turturro, que el filme goza de las risas que caracterizan el trabajo de Moretti.

Giulia Lazzarini y Margherita Buy en Mia Madre

La muerte por vejez comienza mucho tiempo antes de la defunción de la persona. “Mi madre dejó de ser mi madre hace ya muchos años” explicó la actriz. Es a lo largo de esta evolución que la protagonista se encuentra con algunos de los alumnos que estudiaron latín con su madre, alumnos que a pesar del paso de los años seguían yendo a visitarla para contarle “un poco de todo.” En otro gesto autobiográfico, el personaje de la madre enferma se construyó tomando como punto de referencia a la madre difunta de Moretti, también profesora de lengua en el liceo.

Me atrevo a decir que es una de mis películas italianas preferidas, quizá por su humanidad, por su sinceridad, por su simpleza y porque hace no más de unas semanas fui testigo de cómo mi propia madre atravesó con una fuerza similar a la de Margherita ese camino con mi abuela.

Moretti, para una de las escenas, recubre las estanterías de una biblioteca con los volúmenes que pertenecieron a sus padres en vida, ambos humanistas, ambos profesores de lengua. Al llenar esa biblioteca nos hace enumerar las más preciadas pertenencias de quien se nos ha escapado de este mundo. Hoy, yo, al igual que el director, elegiría una biblioteca, la llenaría con los libros de thriller de Agatha Christie que tanto adoraba mi abuela.

Para aquellos interesados en ver Mia Madre, pueden encontrarla a la renta en FilminLatino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s