Trainspotting; drogas en exceso durante un día nublado

Jose Hernández: @josechj7

Trainspotting 3 copy

Hace diez años, uno de mis mejores amigos llevó a mi casa una película de la que había pasado los últimos meses hablando, convenciéndome de que si la veía me iba a gustar tanto como a él. Ésta era una de las referentes por excelencia del director británico Danny Boyle: Trainspotting (1996). El filme nos presenta a Mark Renton (interpretado por Ewan McGregor) y a su grupo de amigos: Spud (Ewen Bremner), Sickboy (Jonny Lee Miller), Begbie (Robert Carlyle) y Tommy (Kevin McKidd). Todos en sus veintes, todos escoceses y todos, a excepción de Begbie, drogadictos.

Renton abre la cinta con un monólogo en el que establece que él eligió la heroína a diferencia de las personas que por convención social eligen la vida, tener una familia, un carro, una casa, etc. En cuanto termina la voz en off, nuestro protagonista se propone a dejar la droga de una vez por todas, por lo que prepara un tratamiento inusual con música sedante, sopa de tomate (10 latas), sopa de hongos (8 latas, consumir frías), helado de vainilla (grande), leche de magnesia (1 botella), paracetamol, enjuague bucal, vitaminas, agua mineral, pornografía, un colchón, un balde para orina, otro para cagar, uno más para vomitar, una televisión y una caja de Valium. Tan pronto se instala en su búnker de rehabilitación, Renton decide salir en busca de un último golpe. Lo único que le consigue su dealer Mikey Forrester (interpretado por Irvine Welsh, autor de la novela homónima en la que se basa la cinta) es un supositorio de opio, dando pie a una de las escenas más emblemáticas de la película. Renton pesca una terrible diarrea a causa de la droga y se ve obligado a buscar un retrete imaginando un gran baño reluciente con camillas de oro, mármoles blancos, un inodoro de ébano, una cisterna llena de Chanel Nº5 y un lacayo que le pase papel higiénico de seda. Como única alternativa, Renton encuentra el baño asqueroso de un pub, o lo que él llama: El peor inodoro de Escocia. Una vez ahí, sintiendo un gran placer al liberarse de su tormento, escucha caer los supositorios de opio y decide sumergirse -literalmente- en su búsqueda. Desde esta secuencia somos ya testigos de la bien lograda fotografía de Brian Tufano. Planos como el nadir, el punto de vista y el plano general logran transmitir esa sensación de estar en un ambiente frío y nublado, muy característico del Reino Unido.

La obra de Dany Boyle nos presenta algo más que una historia sobre el problema de adicción a las drogas que se vivía en la época, y que el gobierno escocés combatía con apoyos económicos para que la gente consiguiera empleo más fácilmente (como en el caso del personaje de Spud). Por sobre todas las cosas, Trainspotting nos presenta una historia de amistad disfuncional nutrida por excesos.

La banda sonora, además de las excelentes actuaciones, es de lo que más destaca en la cinta; canciones como Lust For Life de Iggy PopPerfect Day de Lou Reed y Born Slippy (Nuxx) de Underworld denotan puntualmente el sentir del filme. El ingenio de Boyle y de su equipo se resume en la sensación que tiene el espectador de ser “absorbido por la tierra”, a través de diversas técnicas que son muy características de su estilo visual y estética de videoclip.

Han pasado veintiún años desde el estreno de Trainspotting y ocho desde que mis amigos y yo tomamos caminos distintos, por lo que no podía esperar para reunirme con ellos una vez más y disfrutar del nuevo filme de Danny Boyle T2: Trainspotting (2016), la secuela de uno de los filmes noventeros con los que crecimos. Y así lo hicimos.

T2 me pareció precisa respecto a la continuidad con su antecesora. Cabe resaltar que con tan sólo una vez que la haya visto, el director originario de Manchester me dio una cátedra sobre cómo hacer la secuela de un éxito y no morir en el intento. Dejando el tema de la drogadicción (al menos sólo un poco), Boyle se concentra ahora en la amistad de un grupo de individuos que se conocen desde niños, probablemente desde la primaria o incluso antes, cuya relación se encuentra destrozada por el hecho definitorio con el que termina la primera película. Los protagonistas nos llevan de la mano, reviviendo con y a través de ellos la nostalgia de su precuela, logrando así una experiencia que puede gozar tanto el fan familiarizado con esta pequeña saga como el espectador sin referentes. La banda sonora no baja en calidad y la estética del filme nos regresa nuevamente a ese día nublado que pasamos al norte de Inglaterra en 1996; Boyle se encargó firmemente de que el estilo audiovisual de Trainspotting no muriera en esta nueva entrega. Uno de mis temores cuando anunciaron T2 era si la película tendría escenas tan memorables e impresionantes como la primera parte, así como un alma individual que no debiera recargarse en ésta para encontrar su encanto. Mi veredicto final es que Boyle hizo un excelente trabajo.

T2: Trainspotting reúne no sólo a los actores principales del filme original, sino que también a personajes secundarios como Diane (Kelly Macdonald), Gail (Shirley Henderson) e incluso el mismo autor de la novela nuevamente encarnando a Mikey Forrester. T2 logra trascender gracias a la pasión y el amor que la producción le tiene al arte y cuyo esfuerzo en conjunto deja a Danny Boyle y Trainspotting como un referente importante del cine británico contemporáneo.

Trainspotting 2

Diez actores que harían un gran Dumbledore joven en la saga ‘Fantastic Beasts’

Ramón Treviño: @RamonTrevinoF

El mundo mágico de Harry Potter sigue en aumento y personajes con los que crecimos regresan a las salas de cine para encantarnos una vez más. Albus Percival Wulfric Brian Dumbledore, uno de los magos más poderosos en el universo creado por la británica J.K. Rowling, será parte de los protagonistas en las nuevas entregas de las películas de Fantastic Beasts, y en IV Acto estamos muy interesados sobre quién podría ser el nuevo actor que llene los zapatos que alguna vez usaron Richard Harris y Michael Gambon.

[SPOILERS]

A continuación, tocaremos puntos de la primera entrega de Fantastic Beasts and Where to Find Them que pueden contener spoilers, por lo que recomendamos haber visto la película antes de seguir leyendo. Entonces, analizaremos qué características tiene Dumbledore en la época de Newt Scamander.

El gran mago todavía no es el director de Hogwarts que todos conocemos. En ese entonces, Dumbledore era profesor en Transfiguración y le impartió clases a Scamander.

Primero que nada el actor tiene que ser originario de Gran Bretaña. En la década de 1920, el mago tendría aproximadamente 40 años. Tiene prácticamente la edad de Gellert Grindelwald. El villano revelado al final de la cinta es interpretado por Johnny Depp, quien tiene 53 años de edad; no creemos que en el casting de Dumbledore busquen a un artista mayor a los 50. Los actores elegidos son mayores a los 30 años y menores de 50. Todos ya estamos familiarizados con la relación de estos dos magos, entonces es importante que los actores desarrollen química. Ahora sí, a continuación, los 10 nombres que podrían darle nueva vida al joven Albus Dumbledore.

10. Charlie Cox

charlie-cox

El primer nombre de nuestra lista es más conocido por su trabajo en la serie de Netflix Daredevil (2015-), donde bridó vida al “Hombre sin miedo”. Charlie Cox, sin duda, sería una apuesta interesante para la franquicia de Rowling, pues es un actor capaz de bridarle a Albus Dumbledore un corazón noble pero con mucho coraje. Nacido en Londres, Cox tuvo su estrenó en una película de alto presupuesto en Stardust (2007), donde interpretó al joven Tristan Thorn en su viaje para encontrar una estrella caída. El proyecto no fue bien recibido en taquilla y el artista regresó a la televisión en programas como Boardwalk Empire (2010-2014) para retomar nombre y fue así que consiguió el papel del vigilante ciego.

9. Dan Stevens

dan-stevens

Salió a la fama gracias al éxito televisivo Downton Abbey (2010-2015), donde conquistó miles de corazones interpretando a Matthew Crawley. Los ojos azul cristalino de Dan Stevens empatan a al perfección con la descripción de J.K. Rowling . El actor ha mantenido un perfil  bajo desde su salida de la serie británica, mas aparecerá como la Bestia en marzo de 2017, en la versión live action del clásico de Walt Disney Studios, Beauty and the Beast. Por otro lado, en febrero podremos verlo en Legion, una serie ubicada en el universo de X-Men. El inglés tendrá un 2017 lleno de proyectos que lo pondrán más cerca en el mapa de Hollywood.

8. Richard Armitage

richard_armitage45220.tif

Conocido por participar en las trilogías de The Hobbit (2012-2014), Richard Amitage entregó mucha personalidad en los momentos más duros para el personaje de Thorin. Una ventaja del actor es que es el menos conocido de los artistas en la lista, asunto que, en ocasiones, le interesa a los productores: dar a conocer una nueva cara. El inglés ha recibido halagos por su interpretación de Francis Dolarhyde en la serie Hannibal (2013-2015). La elección de Armitage sería la primera conexión de actores entre Harry Potter y The Lord of the Rings.

7. Charlie Hunnam

hunnam

La idea de ver a un Albus Dumbledore fuerte y con un toque de agresividad fue parte de la interpretación de Michael Gambon, quien interpretó al director de Hogwarts en seis cintas de la franquicia. Con Charlie Hunnam podemos esperar más esa línea de carácter. El originario de Newcastle, Inglaterra, es ubicado por sus papeles de rebelde y violento (Hooligans, 2004). Hunnam es más conocido por su interpretación de Raleigh Becket en Pacif Rim (2013), sin embargo, el actor no quiso regresar para la secuela. Esto habla bien de Hunnam, pues es alguien que decide qué proyectos le hacen bien a su carrera. En 2014, se negó a interpretar a Christian Grey en la saga de Fifty Shades of Grey.

6. Christian Bale

christian-bale

Probablemente es el actor más lejano para interpretar a Albus Dumbledore, pero no por su actuación, más por su agenda ocupada y su precio, que no debe de ser nada barato. Pero haciendo eso a un lado, Christian Bale sería el profesor de magia más admirado por los estudiantes y el más temido por sus rivales. La presencia del galés es suficiente para dar una impresión en la pantalla grande y llenar las taquillas. La mezcla de Johnny Depp y Bale podría desarrollar una química interesante y cada artista se apoyaría del otro para brindar una mejor actuación y profundidad en los personajes. No nieguen que no quieren ver a Batman exclamar “Alohomora”.

5. Andrew Lincoln

lincol

¿Rick de The Walking Dead (2010-) es inglés? Sí, muy inglés. Nacido en Londres el 14 de septiembre de 1973, Andrew Lincoln alcanzó la fama con dos programas de televisión: This Life (1996-1997), una miniserie que narra la vida de cinco jóvenes recién graduados como abogados y la complicada vida en Inglaterra, y en Teachers (2001-2003), una comedia con tintes de drama acerca de maestros dentro y fuera de las escuelas. Existen rumores que el actor ya no soporta estar en el set junto a zombies, sangre y lodo, y que ha pedido, en múltiples ocasiones, que el destino de Rick, líder de un grupo sobrevivientes del apocalipsis de los walkers, llegue a su fin. Son rumores, pero si el río suena es porque agua lleva… y qué mejor cambio para Lincoln que incorporarse al mundo mágico de Harry Potter.

4. Richard Madden

'Cinderella' Press Conference - 65th Berlinale International Film Festival

El más joven de la lista, con 30 años, la estrella de Game of Thrones (2011-), es una joya que falta pulir. Originario de Escocia, el actor tiene experiencia en teatro y también en proyectos de grandes magnitudes. En 2015, salió en la versión live action de Disney de Cinderella y, actualmente, es el protagonista de la serie Medici: Masters of Florence (2016-), que narra la vida del político y banquero italiano Cosme de Medici en el siglo XV. Con una larga carrera por delante, el escocés tiene el talento necesario para cargar una franquicia sobre sus hombros y compartir pantalla con Johnny Depp.

3. Jude Law

jude-law

¿Qué se puede decir de Jude Law que no se haya dicho antes? Pues que haría un buen Albus Dumbledore. El londinense es conocido por su versatilidad con los personajes. Puede interpretar al mujeriego en Alfie (2004) o al primer papa norteamirano en la serie The Young Pope (2016). Es capaz de interpretar a un mago que aparente tener confianza en sí mismo, pero en el interior está dañado por cómo su relación con Gellert Grindelwall, que se volcó y cómo eso le ha afectado en su vida personal. El actor se encuentra filmando la tercera parte de la saga de Sherlock Holmes (2009-), con Robert Downey Jr. El próximo año estrenará King Arthur: Legend of the Sword, junto con Charlie Hunnam y dirigida por Guy Ritchie (Snatch, 2000).

2. Matt Smith

Matt Smith

Nacido en Northampton, Inglaterra, Matt Smith es conocido por su carisma y buen humor. De 2010 a 2015, el inglés fue muy bien aceptado por los fanáticos de la serie más exitosa en su país, Dr. Who, y esto le otorgó un nombre alrededor del Reino Unido. Con Smith podemos esperar a un Dumbledore más dinámico y aventurado como profesor en Howgarts  y en su búsqueda de derrotar al maligno Grindelwall. El actor todavía no es un nombre muy conocido alrededor del mundo, pero con su participación como el Duque de Edimburgo Felipe Mountbatten, en la aclamada serie de Netflix The Crown, cada día veremos más la cara alargada de Matt Smith.

1.  Ewan McGregor

ewan-mcgregor

El escocés es ideal para el papel. Ewan McGregor tiene un historial bastante completo en su carrera artística. Desde Trainspotting (1996) hasta las precuelas de Star Wars (1999-2005). Aunque la trilogía no fue bien recibida por críticos y la mayoría de fans, todos podemos aceptar que McGregor fue lo mejor al interpretar a un joven Obi Wan Kenobi. El actor consumió películas del magnífico Alec Guinness para hacerle honor al caballero jedi. McGregor daría sangre, sudor y lágrimas a Albus Dumbledore y, seguramente, se mantendría fiel al “mejor mago en la historia” de los libros de J.K. Rowling y le otorgaría más profundidad en la juventud del hechicero. Lo único que le podría privar al actor es que, en algún momento, Disney y Lucasfilm le ofrecieran el spin off de Kenobi que tanto ha pedido el escocés. Cualquiera de los dos proyectos brillarián más por Ewan MacGregor.