El talento detrás de Star Wars: Cuatro genios indiscutibles

David Azar: @DavidAzar93

Star Wars 1

Esta semana se celebró el día popular de Star Wars: el 4 de mayo (May the 4th be with you). Aproveché la fecha para escribir acerca de una saga que, a pesar de sus debates, conservo en un lugar muy especial de mi corazón, es decir, ¿Cuántos de nosotros no crecimos viendo La guerra de las galaxias? Este universo generado inicialmente en la cabeza de George Lucas se ha desarrollado exponencialmente, y ha llegado a lugares que muchos no veíamos venir; desde cómics, videojuegos, animaciones, novelas y demás, Star Wars ha encontrado la manera de expandirse cual universo.

Otro rasgo que no podemos pasar por alto es el talento que ha colaborado en la saga de alguna u otra manera. Empezando por el mismísimo Lucas, en seguida pensamos en los actores y actrices que encarnaron a los personajes que nos acompañan desde la infancia: Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Alec Guinnes, Peter Cushing y muchos más. ¿Pero qué hay de aquellos otros genios que han dejado su huella imborrable en estas historias?  A continuación les comparto una lista de cuatro personas que agregaron, cada quien en su estilo y campo, un trabajo valioso a la saga de Lucas.

Joseph Campbell

Joseph Campbell

Cuando el psicoanalista Carl Jung empleó su concepto de “arquetipo” -una idea inconsciente  y heredada colectivamente que está presente en la psique de cualquier individuo-, lo hizo con el objeto de ayudar a sus pacientes a encontrar significados concretos en las figuras que aparecían en sus sueños. El antropólogo y mitólogo estadounidense Joseph Campbell retomó este concepto cuando encontró un mismo patrón narrativo detrás de varios mitos y religiones en culturas de Europa y Asia. Es así como en 1949 publica su libro El héroe de las mil caras (The Hero with a Thousand Faces), un tratado acerca del “Viaje del héroe” o “Monomito“, en el que todo mito se puede resumir en una serie de doce pasos narrativos donde nuestro héroe -o protagonista- debe completar su viaje fantástico.

El éxito de este libro se refleja en la inmensa cantidad de películas producidas por Hollywood que siguen fielmente la estructura narrativa que éste sugiere. Entre los cineastas destacados que se han basado en el monomito para crear sus historias, se encuentra nada más y nada menos que George Lucas. El guión final de Star Wars (1977) sigue fielmente los doce pasos y arquetipos que Campbell desarrolló en El héroe de las mil caras:

Luke Skywalker, un simple granjero del planeta Tatooine que sueña con ser piloto espacial (1. Mundo ordinario), se topa con el mensaje-holograma de la princesa Leia, quien pide ayuda para combatir al malvado imperio y restaurar la paz en la galaxia (2. Llamada a la aventura). Luke hace frente a su realidad, donde tiene que ayudar a su tío con la granja y a su tía con las labores domésticas, por lo que decide no hacer caso a la princesa (3. Rechazo de la llamada). Obi-Wan Kenobi, un viejo caballero jedi en exilio, es quien le hablará a Luke de su grandeza y verdadero origen (4. Encuentro con el mentor). Los tíos de Luke son asesinados por el imperio cuando éste llega a Tatooine en busca de los androides que llevan el mensaje-holograma y los planos de la Estrella de la muerte; Luke se embarca a la ventura con Obi-Wan (5. Travesía del primer umbral; los guardianes). Luke y Obi-Wan van a Mos Eisley, donde contrataran a Han Solo y Chewbacca para que los lleven con la princesa (6. Los aliados, los enemigos, las pruebas).  Ya en el Halcón milenario, Luke y sus aliados emprenden la aventura galáctica, pero de pronto son interceptados por la Estrella de la muerte (7. Internamiento en la caverna más profunda). Una vez infiltrados en la Estrella de la muerte, donde Luke y Han se hacen pasar por stormtroopers, nuestros héroes rescatan a la princesa Leia y se luchan de frente con el imperio (8. Calvario). Finalmente, Luke y sus aliados logran escapar de la Estrella de la muerte, pero Obi-Wan muere en el intento (9. La recompensa). Una vez en la base rebelde, Luke se une a la causa y se enlista como piloto rebelde en una misión por destruir la Estrella de la muerte, mientras que Han y Chewbacca deciden irse por sus rumbos (10. Regreso con persecución). Luke resulta ser un piloto muy ágil, pero la tensión aumenta cuando está frente a su objetivo; Luke escucha la voz de Obi-Wan en su interior, dispara y acierta, la Estrella de la muerte explora (11. Nueva resurrección). Finalmente, Luke y sus aliados regresan vivos y victoriosos a la base rebelde, donde son reconocidos con medallas y aplausos por haber destruido la Estrella de la muerte y haber salvado la galaxia (12. El retorno con el elixir del conocimiento).

Aunque Lucas ya había pasado por dos borradores en el guión de Star Wars, el director contactó a Campbell, juntos trabajaron en la estructura de la película y lo demás es historia. El héroe de las mil caras ha demostrado ser una referencia de estructura narrativa muy frecuente en grandes sagas de cine además de Star Wars; por ejemplo, Harry PotterThe Lord of the Rings siguen los arquetipos, y algunos pasos del monomito, de Campbell.

Ralph McQuarrie

[Jorge Durán: @JEDZ1138]

Ralph McQuarrie, artista conceptual para la trilogía original de Star Wars,  fue esencial en la creación de los personajes, vehículos, escenarios y mundos enteros dentro una galaxia muy, muy lejana.

Aunque la estructura y los conceptos base de la saga Star Wars nacen de George Lucas, es la habilidad y la imaginación de McQuarrie lo que logró traducir el trabajo de Lucas en un universo real y tangible. El primer acercamiento del artista conceptual con la industria del entretenimiento fue para la cadena de televisión CBS desarrollando animación y material artístico de apoyo para la explicación de las misiones lunares del programa espacial Apolo. Uno de los primeros trabajos de McQuarrie fue como ilustrador técnico de la compañía Boeing. Lucas conoció a McQuarrie a través de sus amigos Hal Barwood y Matthew Robbins, quienes habían contratado los servicios del ilustrador para ayudar a vender un proyecto fílmico. La relación de Lucas y McQuarrie data previo a American Graffiti (1973). Las ilustraciones de McQuarrie también fueron clave para lograr el apoyo de 20th Century Fox.

El trabajo y la influencia de Ralph McQuarrie sigue siendo clave para la saga Star Wars. Recientemente, muchos de los diseños originales de McQuarrie sirvieron de inspiración para J.J. Abrams y su equipo en Star Wars: The Force Awakens (2015).

Genndy Tartakovsky

Casi todos los fans de Star Wars tratamos de hacer a un lado el recuerdo de las precuelas que Lucas se aventó entre 1999 y 2005. Una dirección de actores terrible, diálogos lamentables al puro estilo de las telenovelas, una absoluta y desenfrenada libertad creativa de Lucas y un exceso de efectos visuales generados por computadora (Lucas olvidó el encanto de los efectos prácticos y tangibles) fueron las críticas que afectaron más a los episodios I, II y III. Pero no todo lo que resultó de esta trilogía fue un total fracaso, pues al menos un proyecto destacó en lo particular que incluso me atrevo a decir que hoy se ha convertido en un tipo de película de culto: la serie animada Star Wars: Clone Wars (2003-2005) de Genndy Tartakovsky.

Producida por Cartoon Networks y ubicándose justo en medio de episodio II y episodio III (arranca desde el final una y concluye en el inicio de la otra), estos 25 micro episodios de aproximadamente 3 minutos de duración demuestran la increíble destreza narrativa y técnica de Tartakovsky. Las tres temporadas juntas suman un total de casi 130 minutos, lo que equivaldría en tiempo a cualquiera de las tres películas que conforman la precuela (por eso me refiero a ella como ‘película’ de culto). A lo largo de la serie, vemos eventos importantes de la saga como a Anakin Skywalker atravesar su última prueba para convertirse en caballero jedi, a Obi-Wan Kenobi luchando bajo el título de General Kenobi y a un ejército de jedis comandado por Mace Windu y Yoda para cazar al General Grievous, entre otras cosas. También conocemos nuevos personajes como Asajj Ventress, una guerrera adepta al lado oscuro de la fuerza.

Siguiendo su estilo minimalista y geométricamente estilizado, el animador y creador de series como El laboratorio de Dexter (Dexter’s Laboratory, 1996-2003), Las chicas superpoderosas (The Powerpuff Girls, 1998-2005) y Samurai Jack (2001-2004; 2017) crea secuencias impresionantes de batallas y momentos dramáticos excepcionales, sin dejar caer el ritmo en un sólo episodio y siempre partiendo de la historia ya iniciada por Lucas. La mano de Tartakovsky eleva el universo de las precuelas a sus mejores niveles. Constantemente me encuentro fantaseando: ¿Qué habría sido de los episodios I, II y III si se los hubieran cedido a Tartakovsky? El hecho de que hubieran sido animación no me habría molestado en lo absoluto.

John Williams

John Williams

Es imposible hacer un recuento general de Star Wars y no mencionar la música ¿Cuántos de nosotros no nos hemos encontrado tarareando la melodía cuando inician las películas? Es casi parte del ritual de las galaxias, un sello que seguirá a la franquicia hasta el final, y todo se lo debemos al compositor de música para cine por excelencia: John Williams.

Williams, quien ha trabajado en la industria a lo largo de seis décadas, ha compuesto gran parte de la música más memorable de Hollywood. Además de Star Wars, sus composiciones más famosas abarcan tres películas que fueron las más taquilleras de la historia en su época: Jaws (1975), E.T. The Extra-Terrestrial (1982) y  Jurassic Park (1993), todas dirigidas por Steven Spielberg. En su currículo encontramos cinco premios Oscar, cuatro Globos de oro, siete premios de la British Film Academy y veintitrés premios Grammy ¿Necesitan algo más? Williams es sin duda un compositor prodigio, y supo plasmar su genialidad en la galaxia muy muy lejana de Lucas.

De hecho, además de la ya mencionada micro-serie de Tartakovsky, la música de Williams  es un elemento destacable (y rescatable) de las precuelas; toda una banda sonora nueva y conmovedora, pero manteniendo resonancias de la trilogía clásica. Es inimaginable pensar en Star Wars si su música hubiera estado en manos de otro artista. Curiosamente, Williams ha declarado que nunca ha visto una sola película de la saga. A continuación, y para cerrar, les comparto el tema Across the Stars de Star Wars: Episode II – Attack of the Clones (2002), interpretado por la orquesta de cine de Praga: